TABLEROS

Se obtienen aplicando presión y calor sobre partículas de madera y/o de otros materiales lignocelulósicos en forma de partículas, a las que se las ha añadido previamente un adhesivo. Suele estar formado por tres capas: una central y dos externas. A menudo se les sigue llamando de manera impropia tableros aglomerados. Carpintería y muebles: puertas, muebles, rodapiés, zócalos, encimeras, frisos, etc. Construcción: base de cubiertas, divisiones interiores, tabiques, doblado de paredes, falsos techos, base de suelos, encofrados, vigas cajón o casetones.

 

 

Los materiales que intervienen en su fabricación son partículas de madera (83 – 88%), adhesivos (6 – 8% si las resinas son derivados del formol o 2 – 3% si son de isocianatos), aditivos (1 – 2%) y recubrimientos. La forma y la dimensión de la partícula de madera tiene una gran influencia en las propiedades del tablero. En las capas externas se suelen utilizar partículas más finas, sobre todo en tableros para recubrir o rechapar, para que no se marquen las partículas en el recubrimiento. Las especies más utilizadas en España para la obtención de partículas son los pinos, aunque también se emplea el chopo, el eucalipto, y otras procedente tanto de otros árboles como de madera reciclada.

 

 

Catalogo Tableros